David Nalbandian: Un rey apasionado

237-tapa-davidDavid es capaz de llorar. Sus lágrimas se sueltan empujadas por el Himno Nacional minutos antes de comenzar la final de la Copa Davis frente a España, el año pasado (2011). Cómo es el hombre que desafía al miedo, comenzaba diciendo este Reportaje que escribí en la revista Convivimos de Marzo de 2012, hace tres años, y antes del retiro de Nalbandian del tenis profesional producido en 2013. En la actualidad, entre otras actividades, participa del Campeonato Argentino de Rally. La que sigue es la nota completa:

Nalbandian (30) suele pegarse la visera de la gorra casi encima de sus ojos celestes con la ilusión de pasar desapercibido. Justo él, que pertenece al club de los únicos capaces de frotar la lámpara de los milagros, como Diego, Palermo o Ginóbili. Justo David, al que los argentinos si pudieran llamarlo, lo llamarían cada vez que se la ven embromada porque saben que es capaz de entregar el corazón adentro de la cancha y herir con su lengua, fuera de ella. El carisma de Nalbandian se escapa de las fronteras del mundo tenis, en el que construye su leyenda, y se moldea en sus pasiones.

Si quisiera colgar la raqueta en el mismo pueblo de Unquillo, Córdoba, en el que empezó a jugar este deporte 25 años atrás, podría hacerlo tranquilo, porque ya hizo historia grande, una condición que da sentido a sus pasos, tanto en el triunfo como en la derrota. Se lo dijo a un periodista español hace un par de años: “Hoy ya no juego tanto por el dinero, sino por lo que quiero ser en el deporte en sí. Las cosas, a medida que vas creciendo, van cambiando. Quiero ser un gran tenista, quedar en la historia del tenis. Eso sería increíble: que la gente me reconociese como un ídolo deportivo y también como persona.”

El hombre de un metro ochenta ya tiene en su cuenta particular el Masters de Shangai, China, en 2005 (sólo Guillermo Vilas obtuvo ese título antes que él, en 1974); fue finalista en Wimbledon 2002; semifinalista de los cuatro Grand Slam; venció a casi todos los grandes de la primera década del siglo (André Agassi fue la excepción); triunfó en dos Masters 1000 (Paris y Madrid, en 2007) y fue inquilino fijo del top ten del ranking ATP entre 2003 y 2008 en el que llegó a ser número 3 en marzo de 2006. No es novedad que Nalbandian quiere levantar la Ensaladera de Plata que premia al campeón de la Copa Davis –el Mundial del Tenis-. Si lo logra será el primero en decir que la cuarta es la vencida –ya alcanzó y perdió con Argentina tres finales: Rusia, 2006; y España 2008 y 2011) y también que a los sueños hay que perseguirlos hasta el final. En eso anda este tórrido verano.

Sos pragmático y se manifiesta en el juego que desplegás; pero también sos una persona con muchísimas pasiones. ¿Cuál es el verdadero yo de Nalbandian?

El verdadero Nalbandian es un conjunto de todo eso que mencionás. Tengo pasiones, como el Rally, la pesca, mi familia; pero también sé cuándo tengo que ser más frío y pensar claramente en un partido de tenis. En ese sentido, creo que soy un tipo equilibrado.

cv-237-david-nota de tapa_Page_1

¿Siempre fuiste así de competitivo?

Siempre me entrené para dar lo mejor, y siempre fui bastante competitivo. Creo que es fundamental para alcanzar objetivos en este deporte.

¿Sos feliz jugando al tenis?

La verdad que sí, jugar al tenis me gusta mucho. Más allá del enorme esfuerzo que significó el hecho de haberme ido de mi casa a los 14 años, soy feliz jugando al tenis.

cv-237-david-nota de tapa_Page_2

Su carácter vital -con malhumor incluido- es sin duda un sello de fábrica y una de sus fortalezas para ganar partidos y sortear momentos definitorios de esos que hacen temblar a cualquiera. Sus victorias con sabor a hazaña en la Davis o frente a Roger Federer, en Shangai, donde se levantó de dos sets perdidos, prueban esta capacidad. Esfuerzo y sacrificio son otros dos valores que componen el menú familiar que da forma a la personalidad del genio rebelde, aunque esto también parece estar detrás de muchos otros de los grandes jugadores del circuito. Rafa Nadal es un ejemplo de ello. Pero se sabe, no es igual nacer en Argentina que en España, y David nació acá.

Jorge, el abuelo, huyó del genocidio armenio a manos de Turquía a principios del Siglo XX y con 16 años se instaló en Unquillo, una pequeña ciudad de 20 mil habitantes, a la que David dice que no deja por nada en el mundo. “Es un pueblo muy tranquilo. Allí nací y me crié y allí sigo viviendo hoy. Para mí, volver es lo más lindo que hay. Me da tranquilidad. Es mi casa, mi tierra, donde tengo todos los recuerdos de mi niñez. Ahí lo paso muy bien”, contó una vez a El País de Madrid. Su abuelo le enseñó a hablar algunas palabras en armenio y, por lo visto, también a querer el pago chico.

La pasión por el tenis empezó como un juego junto a sus hermanos más grandes, Javier y Darío, y por impulso de sus tíos. Se sostuvo más adelante con Jorge y Norberto, el padre de David, que construyeron -junto con sus vecinos- dos canchas de cemento para que todos jugaran, y donde fue desarrollando sus particulares condiciones. Pero el tenis no fue el único deporte de David, que jugó a todo lo que se le cruzó sin complejos, aunque con el tiempo, la raqueta y las pelotitas se convirtieron en su destino. El papá pagaba las clases para perfeccionar su juego con los bolsos que fabricaba en el taller, y él con 12 años se convertía en el mejor del país en su categoría, un ascenso que resiste todavía al paso del tiempo pese a las numerosas lesiones que padeció –entre otras, tuvo que operarse de la cadera el 13 de mayo de 2009 y de su pierna izquierda el 10 de marzo de 2011-. Si se quiere, ya es parte de la leyenda del jugador del club de los únicos, que cada vez que regresa da la impresión de no haberse ido nunca.

¿Qué extrañás cuando estás de gira? ¿O ya te acostumbraste a ser un “trotamundos”?

No me acostumbro, lo acepto porque es parte de mi profesión. Lo que más extraño estando lejos es a mi familia y a mis amigos. Es muy difícil estar lejos de ellos por tanto tiempo, pero tengo claro que son las reglas de este juego.

cv-237-david-nota de tapa_Page_3

¿Quién te marcó en la vida y por qué?

Hubo varias personas que me marcaron en la vida, pero mi abuelo y mi papá me marcaron por sus ejemplos.

DE REVÉS

Nalbandian maneja todos los golpes del tenis con variedad, precisión, dirección y potencia, posee una elevada capacidad de desplazamiento, detenta un gran manejo de las fases del juego y tiene mucha inteligencia para plantear los partidos. Su carácter y confianza hacen el resto frente a partidos y rivales de elite, lo que lo convierte en una especie de bestia negra para los top ten pese a que no se encuentra en ese espacio sagrado desde febrero de 2009. Después de la última vez que pasó por el quirófano, hace ya casi un año, retornó al circuito y terminó 2011 en el puesto número 64 del ranking ATP, sin haber ganado ningún torneo oficial. Su gran desafío este año es probar que puede volver a los primeros planos, un objetivo que dependerá mucho de las garantías que le dé su físico para sostener la intensidad de su tenis.

cv-237-david-nota de tapa_Page_4

Pero para tener una dimensión del tenista basta repasar algunas opiniones de sus colegas. El misionero, Alberto “Luli” Mancini, que fue capitán argentino en la Davis y llegó a ser número 8 del ranking ATP en 1989, dice que Nalbandian “tiene un juego espectacular en todo sentido: ataca, defiende, contragolpea, tiene una cabeza muy buena que le permite estar siempre metido, se tiene mucha confianza y una gran autoestima. Además es frío dentro de la cancha en momentos difíciles”. Gabriel Markus, otro ex tenista y además ex entrenador del cordobés, considera que “se destaca por su visión del juego: es capaz de cambiar según lo que necesite contra cada rival. Es muy completo, tiene muy buen “timing”, devuelve muy bien y esa es un arma para ganarle a los sacadores de hoy en día. Eso lo hace un rival muy difícil siempre, porque los jugadores no le ven muchos puntos débiles”. Roger Federer dijo de él hace unos meses, antes de enfrentarlo en la tercera ronda de Wimbledon 2011, que “si es más fuerte o más débil que hace tres u ocho años, ya lo veremos. Su revés es, obviamente, un golpe sin igual en el circuito”.

Todos los top ten te respetan, no importa si estuviste lesionado o venís jugando por debajo de tu nivel. ¿Por qué sucede eso con vos y no tanto con otros jugadores?

Aunque no creo ser el único respetado, me parece que mucho de eso se debe a mi trayectoria. Jugué varios partidos con muchos de ellos desde mi época de junior, por lo tanto nos conocemos desde hace tiempo.

NALBANDIAN Y LOS OTROS

federer 100¿Roger Federer (Foto)?

El mejor de la historia.

¿Novak Djokovic?

El mejor jugador de 2011.

¿Rafael Nadal?

El jugador con mejor condición física del circuito.

¿Juan Martín Del Potro?

Un muy buen jugador de tenis.

¿Boris Becker?

La persona a quien admiré de chico.

¿Guillermo Vilas?

Marcó un antes y un después en el tenis argentino.

¿José Luís Clerc?

Otro gran tenista.

¿Guillermo Coria?

Mi compañero de generación.

¿Gastón Gaudio?

Un talentoso.

Entre los jugadores argentinos, salvo Guillermo Vilas, ninguno antes de vos tuvo desempeño competitivo frente a los mejores del mundo en otra superficie que no fuera tierra batida. ¿Por qué creés que jugás bien en todas las superficies?

Creo que la clave es saber adaptarse a lo que se presenta. Me tocó jugar en distintas superficies, en distintas circunstancias y siempre intenté dar lo mejor.

La mayoría señala que además de tu variedad de golpes –y dentro de ellos, el revés- la principal virtud que tenés es la capacidad de lectura del juego. ¿Qué opinás?

Creo que mi mayor virtud es mi revés, creo que es un golpe determinante ya que tengo mucha facilidad para jugarlo cruzado, paralelo y con ángulo corto.

¿Tus entrenadores (en la actualidad lo entrena el ex doblista argentino, Luís Lobo) han sido importantes o Nalbandian es un fruto de Nalbandian?

Mis entrenadores me ayudaron mucho a llegar a ser quien soy hoy, y a ser el Nalbandian que logró ser top ten. También ayudó mucho el apoyo de mi familia y amigos, para mí es indispensable contar con ellos.

david 2015CELESTE Y BLANCA

Como su amigo Diego Maradona, Nalbandian desconoce la palabra “no” a la hora de defender a la celeste y blanca. Su relación con la Davis ha sido siempre de entrega ilimitada y cada tanto, al igual que Vilas -el otro grande que siempre estuvo en esta competición- también quedó en medio de fuertes polémicas internas con sus compañeros de cada batalla. Lo cierto es que la Davis, como si fuera la mujer de un tango, escapa de los argentinos en la cita fundamental. Así, Vilas no pudo aprovechar la única oportunidad que tuvo en 1981 frente a Estados Unidos, y David tampoco la consiguió en las tres ocasiones que llegó hasta su puerta. Obsesión, deseo, hambre de gloria, sirven para intentar descifrar la pasión que pone el jugador de Unquillo en obtenerla.

“Representás a todo un país. A la Davis no la comparo con ningún otro torneo. Si ganás, gana la Argentina, y si perdés, pierde el país. Eso me genera algo distinto porque juego por todo un país. De chico siempre jugás por vos, por tu apellido y por tu cuerpo técnico, pero acá estás compenetrado en defender la bandera. Ojalá que logremos conseguirla para darle una alegría a todos los argentinos”, confesó en una entrevista que concedió a la revista El Gráfico.

Y agregó: “Para jugar la Copa se nace, no se entrena. Jugar los quintos puntos y cada punto es muy difícil, sentís mucha presión. Y todo eso es único. Algunos ganan, algunos, no”.

INSACIABLE

Pero David quiere quedar en todo, no se resigna a ser uno más, a enfriarse sin gritar sus emociones o concretar sus planes. Es un amante del Rally, especialidad que aprendió a disfrutar de chico cuando trepaba a la sierra con sus hermanos y amigos para ver pasar los autos, y en la que llegó a participar del armado de un equipo, el Tango Rally Team, con el piloto Marcos Ligatto. También manejó vehículos de carrera y fantasea con correr Rally profesionalmente en el futuro. Puso en marcha una fundación que lleva su nombre (Fundación Nalbandian) y trabaja para la integración social de personas con discapacidad a través de programas y proyectos orientados a la salud y el deporte con foco en su pueblo y las ciudades vecinas de Río Ceballos, Mendiolaza y Salsipuedes. Disfruta de las actividades de riesgo: nadó entre tiburones en Melbourne, Australia, en 2002; practicó bungee-jumping (tirarse al vacío atado de los tobillos con una cuerda elástica, en este caso desde una torre de 152 metros de altura) en Viena, Austria, dos años más tarde. Y cada tanto es noticia en el exclusivo set de los famosos: la revista People en su versión española lo eligió como uno de los 50 hombres más bellos del mundo en 2005, en uno de los mejores momentos de su carrera deportiva.

¿A quién te querías parecer cuando eras chico?, ¿de quién admirabas el juego?

Siempre admiré el juego de Boris Becker (6 títulos de Grand Slam y una personalidad desbordante. Foto inferior).

becker 2015

Cuando empezaste, ¿querías ser número 1 del mundo o simplemente jugar al tenis? ¿Te imaginabas como un jugador capaz de conseguir lo que querías cuando te lo proponías?

Yo nunca me planteé ser número uno. No es algo que me haya sacado el sueño. El número 1 es para uno solo, y si bien estuve cerca de conseguirlo, por distintos motivos nunca se me pudo dar.

De tu generación, Roger Federer se convirtió en un número 1 y en uno de los más ganadores de la historia (70 títulos, 16 de ellos de Grand Slam). En Junior lo vencías y tenés un historial parejo en los enfrentamientos con él, ¿te preguntaste alguna vez por la evolución distinta de sus trayectorias? ¿Qué los diferenció?

Federer es un jugador distinto, que además de ser el más grande de la historia, ha tenido mucha suerte respecto de las lesiones. A mí, en cambio, las lesiones me acompañaron a lo largo de toda mi carrera, y creo que eso fue determinante en la evolución que tuve a lo largo de mi carrera profesional.

Si volvieras a nacer, ¿serías otra vez tenista o elegirías otra profesión u actividad?

A mí me gustan todos los deportes, me destacaba en muchos de chico. Quizás podría elegir algún otro, ya que en esta vida he sido tenista…

SU CARRERA

Los títulos ATP logrados por David desde que se hizo profesional en el año 2000. En 2002 triunfó en Basilea y Estoril; 2005, Munich y Tennis Masters Cup (Shangai); 2006, Estoril; 2007, Masters Series Paris y Masters Series Madrid; 2008, Buenos Aires y Estocolmo; 2009, Sidney; y 2010, Washington. También arribó a 11 finales, entre ellas, Wimbledon 2002.

Hasta diciembre de 2011, ganó 356 partidos y perdió 170, lo que da un porcentaje de efectividad de 67,68%. En la Davis tiene un historial favorable de 34 victorias y 10 derrotas.

El puesto más alto que alcanzó en el Ranking ATP fue el N°3, en 2006, precedido por Roger Federer (Suiza) y Rafael Nadal (España).

Obtuvo tres grandes torneos en su campaña en juveniles: Fue campeón del Abierto de Estados Unidos (venció a Roger Federer en la final) y el Eddie Herr International en 1998, y de Wimbledon 1999, en dobles, junto con otro argentino, Guillermo Coria. También arribó a la final en Roland Garros de ese año, donde fue superado justamente por el Mago Coria.

¿Pensás seguir ligado al tenis cuando termines tu carrera de jugador o te vas a dedicar de lleno al Rally?

Cuando termine mi carrera, me voy a dedicar un tiempo a descansar en Unquillo, después veremos cómo sigue la vida.

¿Imaginás tener hijos? ¿Querés que sigan tu camino en el tenis y en la vida?

Sí, quisiera formar una familia. Mis hijos, a su momento, decidirán qué hacer con su vida.

Siempre corriste los límites y tomaste riegos para hacerlo, ¿ese es el verdadero David?

Soy una persona que intenta superarse día a día, y para eso es necesario tomar algunos riesgos. En el tenis es así, para superarte y correr esos límites, es necesario arriesgarse.

ÍNTIMO

¿Una comida? ¿Hecha por quién?

Cualquiera, hecha por mi vieja (Alda).

¿Un auto?

El mío (maneja un BMW).

¿Un perfume?

Abercrombie.

¿Un torneo?

Wimbledon.

¿Una ciudad?

Unquillo.

¿El mejor día de tu vida?

Cuando gané el Masters.

¿Ropa deportiva, ropa informal o traje?

Informal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>