Una muerte dudosa vuelve a sacudir la causa

portada girolamiAsí se titulaba otra nota que publiqué en La Mañana de Córdoba en marzo de 2006 sobre la causa de la voladura de la FMRT. Es la muerte del ingeniero Horacio Reynaldo Girolami. Murió en un supuesto accidente mientras quemaba pólvora en la Fábrica Militar de Azul (FAMAzul), a fines de 1995. Girolami estuvo en Río Tercero después del atentado y su padre no cree que se haya tratado de un accidente.

El ingeniero Horacio Reynaldo Girolami tenía 32 años cuando murió quemado el domingo 31 de diciembre de 1995, después de agonizar durante cuatro días en Buenos Aires. El había llegado a Río Tercero desde Azul, en la provincia de Buenos Aires, donde trabajaba para FAMAzul (Fábrica Militar de Azul), poco después del 3 de noviembre de ese año, enviado -según su padre Reynaldo Girolami- por Fabricaciones Militares junto a otros especialistas para averiguar las razones de la explosión. Su padre, en la declaración que hizo a la Justicia Federal la semana pasada, reveló que su hijo regresó a la ciudad donde vivía “muy preocupado” y que no le dijo nada hasta que él le preguntó: “-¿Hijo, qué pasó en esa fábrica? -La explosión fue premeditada, pero no voy a poder poner nada por escrito, me respondió”. Algunos días después Horacio murió en un extraño accidente, mientras destruía pólvora en la planta de Azul.

Así pudo saberlo LA MAÑANA de fuentes con acceso al expediente que tramita el conjuez Diego Estévez en el Juzgado Federal de Río Cuarto.

ESPECIAL 20 años del atentado en la FMRT: ¿Por qué la voladura se intenta resumir en explosión?; Las claves de lo qué pasó en la FMRT; y El riojano que estuvo a cargo de la FMRT cuando la volaron

El testimonio del hombre tiene otros tramos sustanciales que aportan indicios en el sentido de que su hijo, un experto en explosivos y materiales militares, falleció en circunstancias, al menos, dudosas.

Dijo que le llamó la atención que fuera su hijo quien estuviera quemando pólvora, porque ésa era una tarea que normalmente hacía otra gente, empleados de FAM-Azul. “Él nunca iba a quemar material”, apuntó el hombre.

“-¿Hijo, qué pasó en esa fábrica? -La explosión fue premeditada, pero no voy a poder poner nada por escrito, me respondió”. Algunos días después Horacio murió en un extraño accidente, mientras destruía pólvora en la planta de Azul. (Reynaldo Girolami).

Uno de esos empleados, que era compañero de Horacio, le contó al padre poco después de su fallecimiento que “esa pólvora contenía mucho aluminio”. El aluminio es un metal que vuelve más inestables a los explosivos.

Otro asunto es que su declaración es contradictoria con dichos ante la Justicia del que fuera subdirector de la planta de Azul, el teniente coronel, Gabriel Oscar Cordero y luego titular de la FM Río Tercero.

Girolami relata que mientras él se encontraba rezando por su hijo en la capilla del Instituto del Quemado, en Buenos Aires, se le acercaron el teniente coronel Gabriel Oscar Cordero, y otro militar de apellido Godoy. Ellos fueron los que le informaron en ese momento lo que había ocurrido con Horacio.

Lo llamativo es que Cordero al declarar ante la Justicia poco tiempo más tarde no hizo referencia a cómo habría sucedido ese supuesto accidente, aduciendo que no había estado presente. En ese trámite nadie lo había interrogado sobre si había estado en el lugar o no.

En el libro “Río Tercero, un crimen sin nombre… publicado” (Imagen que ilustra esta nota), escrito por la querellante Ana Gritti, se transcriben las preguntas y respuestas más importantes de esa audiencia:

-¿Qué antigüedad tenía el Sr. Horacio Girolami al momento de fallecer?
-Desconozco, pero no era mucho.

-¿Cuál era el concepto que se había consignado de él en su legajo personal?
-Mi concepto es de un personal distinguido. No conozco el legajo.

-¿Cómo se accidentó Girolami?
-No estuve presente.

-(…)¿El director de FAM Azul o usted como subdirector encomendó a persona alguna trasladarse a Río Tercero a investigar las causas de la explosión?
-Personalmente no y desconozco si lo hizo el entonces director que era el teniente coronel Trentadue.

A su vez, Cordero era el jefe de FAMAzul en 1999, el lugar desde donde partió el TNT adulterado que se iba a utilizar en la pericia química para determinar cómo se había iniciado el fuego, que se creía en ese tiempo, había iniciado la secuencia de la tragedia. El hecho fue detectado por el ingeniero Alfredo Hraste, uno de los peritos de parte. Según se estableció luego, ese TNT tenía un elevado porcentaje de aluminio, lo que hubiera hecho deflagrar al explosivo apenas se le acercara una chispa o un cigarrillo, dos de las hipótesis que se manejaban como causantes de la explosión.

El TNT de descarga que había en Río Tercero no tenía aluminio, un componente que se utiliza en proyectiles de aviación, por ejemplo para el combate en aviones, en los que se necesita una detonación más rápida que las bombas que se usan en tierra.

Por ese incidente se abrió una causa independiente, que luego fue archivada por el juez Luis Martínez, a pedido del fiscal Roberto Masuet. Tampoco se registraron procesamientos.

Está probado que la Fábrica Militar de Río fue volada a través de explosiones organizadas y ejecutadas por expertos, según determinó el Tribunal Oral Federal II de Córdoba en 2003 y ahora, el Juzgado Federal de Río Cuarto deberá determinar quiénes lo hicieron y por qué.

A esta altura aparece como una evidencia concreta que la planta fue un eslabón clave en el tráfico de armas a Croacia y Ecuador entre 1991 y 1995, durante la presidencia de Carlos Menem; que varios de los imputados también están procesados en la causa por esas operaciones que se sigue en Buenos Aires; y que esos sucesos también están comprobados en el expediente que se desarrolla en la ciudad del sur cordobés.

La principal hipótesis de lo sucedido apunta que fue para borrar las pruebas sobre el faltante de proyectiles, cañones y explosivos enviados a los Balcanes y Ecuador. Una segunda variante que explicó González de la Vega, es que el atentado se efectuó para eliminar materiales militares.

Del hecho, quedó un saldo de siete víctimas fatales -ninguna de ellas trabajaba en la FMRT-, más de 300 heridos y enormes daños materiales.

Son siete los militares imputados por estrago doloso: Edberto González de la Vega, Carlos Franke -ambos directivos de Fabricaciones Militares-, Jorge Cornejo Torino -jefe de la FMRT cuando fue volada-, Oscar Nicolás Quiroga -subdirector-, Marcelo Diego Gatto -jefe de Producción Mecánica-, Juan Carlos Villanueva y Miguel Coquet.

Mientras que el fiscal federal Carlos Stornelli solicitó también el procesamiento de cuatro de esos oficiales retirados del Ejército, a los que considera responsables de la voladura de la Fábrica Militar de Río Tercero, el 3 de noviembre de 1995, pero este pedido aún no fue resuelto por Estévez. Para el fiscal, al menos podrían ser copartícipes del hecho. Se trata de los coroneles Franke; Cornejo Torino; Oscar Quiroga; y el mayor Marcelo Gatto. La acusación es de estrago doloso.

Lo cierto, según las fuentes consultadas, es que Girolami padre piensa que si su hijo vio algo y no lo puso en el informe, alguien lo debió haber “apretado”. En el expediente consta la duda del hombre: “Lo de mi hijo, no fue un accidente”.

Las muertes dudosas de esta y otras causas en Argentina.

El artículo completo publicado en La Mañana de Córdoba.

* La imagen de portada fue tomada por Marcelo Cáceres en 1999, durante una de las pericias realizadas en Serrezuela.

OTRAS NOTAS SOBRE EL ATENTADO A LA FMRT

El día que se supo que a la FMRT la volaron intencionalmente.

Atentado en la FMRT: Sarlenga declaró y complicó a Balza y al Ejército.

Atentado en la FMRT: Elio Acosta, el “perejil” que pudo eludir su destino.

Sentencia de la voladura de la FMRT (2015).

 

2 comentarios de “Una muerte dudosa vuelve a sacudir la causa

  1. Pingback: A 20 años del atentado en la FMRT: ¿Por qué la voladura se intenta resumir en explosión? | FG.

  2. Pingback: El riojano que estuvo a cargo de la FMRT cuando la volaron | FG.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>